Entradas populares

sábado, 2 de marzo de 2013

Básicamente


Dicen que los hombres somos demasiado básicos.. claro.. esto lo dicen las mujeres.. y realmente estoy convencido de que es así.
Nadie ha visto a un hombre preocupado por sus arrugas, las canas, el color del cabello, el masajista, la estilista, y tantas otras cosas de las que se preocupan las mujeres. Somos básicos, tan básicos que solo buscamos algo.. que nos dejen tranquilos.. o más bien, dicho de una manera filosófica: ser felices.. entiéndase, no queremos reproches, quejas, llorantinas, pataletas, griterías, malas caras, ojos volteados, o cualquier otra táctica parecida, para  bien, o llamar nuestra atención, o llamar la atención de los demás.
Esto se explica hasta el cansancio, tanto se ha dicho, que hasta se cierran las frases con un lapidario: si estoy mejor sin ti, prefiero que no estés.. y así sería.
Ya no te necesitaba, ya no quería que estuvieras. Dolió? claro que dolió, pero fue mejor tu partida.
La vida se había tornado gris, triste, más bien estresante.. estresante como ese llegar a casa e imaginar una serie de comentarios, ninguno romántico o agradable sobre lo que había sido su día "en la casa" o sobre lo horrible de la cola  cuando venías de tomarte el café con "Daniela", ..pero aún así te escuchaba, básicamente te escuchaba..
Pero tan  básicamente sería ese escucharte de todos los dias que me invadió una sordera a tus quejas y una ceguera selectiva a tus mensajes de texto, decidí, básicamente, no oirte, no contestarte.. hasta tus emails se perdieron en un, "ya ni le contesto..."
Un mail, un mensaje, una queja se transformaban, si uno los contestaba , exponencialmente en unos 20 emails, 35 mensajes de texto y 15 llamadas sin contestar...
Básicamente iba a estallar, tarará tarará era lo que sonaba en mi cerebro cuando hablabas.. cuando discutías.. que tan difícil es entender que todos queremos ser felices.. que los hombres son básicos, las mujeres complicadas, el vida  corta y nuestras vidas separadas..


No hay comentarios:

Publicar un comentario