Entradas populares

lunes, 5 de septiembre de 2016

Y allí estabas

Y allí estabas


Soñar no es mi fuerte, no dormido por lo menos… pero si hablamos de soñar despierto ahí sí se me hace fácil. Despierto sueño, anhelo, recuerdo cosas que dan vuelta en mi cabeza, recreando o creando  lo que quiero o deseo, pero es claro que sobre mis sueños, sobre ellos si no tengo control.

Soñar con personas,  eventos pasados o futuros no es mi fuerte, pero anoche estuviste en mis sueños. Sin razón aparente apareciste en ellos, sin avisar, sin invitación, sin anunciarte y sin siquiera pedir permiso, solo apareciste,  estabas allí, de protagonista.

¿Cómo llegaste? No lo sé, porque al igual que hoy, en el sueño apenas te conocía, sin embargo yo estaba  feliz, honrado de que estuvieras allí, con los míos, en mi ambiente.

Era un almuerzo familiar,  lo imagino domingo, la mayoría dormía. Tú llegaste dando los buenos días, dibujando una sonrisa en la cara de los que apenas se desperezaban, repartiendo energía, esa que hace que te veas como pegando brinquitos todo el tiempo, eléctrica.

Estábamos en una casa vieja, mejor dicho, una que habitamos hace años ya,  cosas de la mente que juega a mezclar pasado, presente y futuro, amalgamando todo y haciendo fácil perderse entre realidad, ficción, futuro, deseos, en fin  enredando aún más los pensamientos.

El día giraba en torno a ti, posiblemente era la primera visita que nos regalabas, todos tenían que ver contigo, ¿qué quieres? ¿Te gusta esto? ¿Quieres más? Todos te atendían y se preocupaban por cómo te sentías en esa primera visita.

Así transcurría el sueño, y yo sabiéndome dormido quise mantener esa sensación a lo largo de la mañana, del día, del tiempo, hasta que desperté.


jueves, 30 de octubre de 2014

Posterga tus preocupaciones


 

Cuentan que un día, en una comarca, mientras se realizaba una fiesta, al rey le saltó un botón de su saco, producto de lo mucho que estaba comiendo y bebiendo. 

Como era la costumbre de la época, buscó echarle la culpa al sastre que se lo había cosido y por ende lo mandó encarcelar sentenciándolo  a una muerte cercana.


El pobre sastre en medio de su desesperación recordó que ese mismo día le habían regalado un burro al rey y le ofreció hacerle hablar en un año a cambio de su libertad. 


Al rey le pareció gracioso tener en su reino un burro que hable y aceptó el desafío del sastre.
Cuando este volvió a su casa su mujer lo interpeló diciendo:Cómo le has prometido eso al rey si tú no sabes cómo hacer hablar a un burro.


Querida mía, contestó el sastre, dentro de un año no sé  que será de mi, ni del rey y mucho menos del burro.
Comamos hoy nuestra cena en paz. 


Tenemos un año para ver que hacemos.



Hay dos tipos de preocupaciones:
Las que dependen de nosotros y las otras.
No debemos perder el tiempo
con las las segundas!!
Duke Ellington


Tomado de: Conversando con un coach, de Patricia Hasuel

viernes, 23 de mayo de 2014

El diente roto.

El diente roto
Pedro Emilio Coll
A los doce años, combatiendo Juan Peña con unos granujas recibió un guijarro sobre un diente; la sangre corrió lavándole el sucio de la cara, y el diente se partió en forma de sierra. Desde ese día principia la edad de oro de Juan Peña.
Con la punta de la lengua, Juan tentaba sin cesar el diente roto; el cuerpo inmóvil, vaga la mirada sin pensar. Así, de alborotador y pendenciero, tornóse en callado y tranquilo.
Los padres de Juan, hartos de escuchar quejas de los vecinos y transeúntes víctimas de las perversidades del chico, y que habían agotado toda clase de reprimendas y castigos, estaban ahora estupefactos y angustiados con la súbita transformación de Juan.
Juan no chistaba y permanecía horas enteras en actitud hierática, como en éxtasis; mientras, allá adentro, en la oscuridad de la boca cerrada, la lengua acariciaba el diente roto sin pensar.
—El niño no está bien, Pablo —decía la madre al marido—, hay que llamar al médico.
Llegó el doctor y procedió al diagnóstico: buen pulso, mofletes sanguíneos, excelente apetito, ningún síntoma de enfermedad.
—Señora —terminó por decir el sabio después de un largo examen— la santidad de mi profesión me impone el deber de declarar a usted...
—¿Qué, señor doctor de mi alma? —interrumpió la angustiada madre.
—Que su hijo está mejor que una manzana. Lo que sí es indiscutible —continuó con voz misteriosa— es que estamos en presencia de un caso fenomenal: su hijo de usted, mi estimable señora, sufre de lo que hoy llamamos el mal de pensar; en una palabra, su hijo es un filósofo precoz, un genio tal vez.
En la oscuridad de la boca, Juan acariciaba su diente roto sin pensar.
Parientes y amigos se hicieron eco de la opinión del doctor, acogida con júbilo indecible por los padres de Juan. Pronto en el pueblo todo se citó el caso admirable del "niño prodigio", y su fama se aumentó como una bomba de papel hinchada de humo. Hasta el maestro de la escuela, que lo había tenido por la más lerda cabeza del orbe, se sometió a la opinión general, por aquello de que voz del pueblo es voz del cielo. Quien más quien menos, cada cual traía a colación un ejemplo: Demóstenes comía arena, Shakespeare era un pilluelo desarrapado, Edison... etcétera.
Creció Juan Peña en medio de libros abiertos ante sus ojos, pero que no leía, distraído con su lengua ocupada en tocar la pequeña sierra del diente roto, sin pensar.
Y con su cuerpo crecía su reputación de hombre juicioso, sabio y "profundo", y nadie se cansaba de alabar el talento maravilloso de Juan. En plena juventud, las más hermosas mujeres trataban de seducir y conquistar aquel espíritu superior, entregado a hondas meditaciones, para los demás, pero que en la oscuridad de su boca tentaba el diente roto, sin pensar.
Pasaron los años, y Juan Peña fue diputado, académico, ministro y estaba a punto de ser coronado Presidente de la República, cuando la apoplejía lo sorprendió acariciándose su diente roto con la punta de la lengua.
Y doblaron las campanas y fue decretado un riguroso duelo nacional; un orador lloró en una fúnebre oración a nombre de la patria, y cayeron rosas y lágrimas sobre la tumba del grande hombre que no había tenido tiempo de pensar.

martes, 11 de marzo de 2014

PROCLAMA

Proclama 

Queridos Caballeros E, ha llegado el momento de despedirnos, de aquí en adelante cada uno de nosotros emprende su lucha por liberar de hierro a tanta gente que hoy nos necesita, nos llevamos todas las enseñanzas impartidas por el corsario Kenny y por supuesto el capitán del escuadrón el corsario Mejía.
Sandra nos brindó su trabajo y hospitalidad, así como también todo su ejército amigo; Luz, Inés, Johana, Santiago, Jairo, Catalina, Katerina, Andrea, Alfredo, Ricardo, todos ellos nos apoyaron estos días.

Las armas y joyas que nos facilitó Moshe para hacer de éste entrenamiento en la arena una realidad fueron el aporte inicial para garantizarnos el éxito en la larga batalla que emprenderemos. Paulo con su compañía y afecto nos apoyó en nuestra formación.

Todos nosotros, hoy ya proclamados Caballeros, emprenderemos el camino de la descarga. 

Ante todo debemos quitarnos la armadura que cubre nuestros corazones para luchar ligeros, para dejar que sea el corazón y sólo él, el que guie nuestros pasos, debemos honrar siempre y por sobre todas las cosas a nuestros compañeros, nadie puede dejar a un compañero solo en el campo de batalla, unidos somos más fuertes, unidos venceremos. 

Nuestras creencias y valores deben guiar nuestros pasos en los momentos difíciles , luchar contra la opresión del Reino del Hierro y el grave daño que causa, para ello requerimos valores fuertes, arraigados, profundos.

La lucha es por nuestra causa. Hasta que no nos queden fuerzas, hasta que tengamos que levantas la espada del conocimiento con ambas manos, hasta la última gota de sudor, no escatimaremos esfuerzo en salir a quelar.

Nuestro castillo, nuestra fortaleza, nuestra casa, no será tomada por nadie, jamás intruso alguno tocará nuestro territorio, nos pertenece por derecho y hasta el final lo defenderemos.

Entendamos de aquí en adelante que nuestro fin más supremo en la vida es la vida de esos hombres, esas mujeres, esos niños que sólo cuentan con nosotros y con E para vivir y experimentar todas los cosas gratas que nosotros podemos experimentar en la vida.

El Caballero E es valiente, es apasionado, es inteligente, íntegro y honrado, pero por sobre todas las cosas es perseverante y no se rendirá hasta que todos los que la necesitan obtengan la libertad, hasta que obtengan la quelación.

La batalla es hoy, la batalla es ahora, la batalla es afuera. 

Cuídense y entreguen el corazón que su lucha será recompensada con justicia, gracia y salud.

viernes, 26 de julio de 2013

Susurros

Susurro secretos en tus labios, te cuento mis miedos, mis sueños, mis deseos, mis ganas de estar contigo.
Susurro secretos en tu oido, esos secretos que jamás dije, que jamás conté, que solo a tí confiaré.
Susurro ilusiones en tu piel, esa piel que me enloquece, que me recibe, que me calienta.
Susurro ilusiones en tu pelo, ilusiones de perderme en él, de enredarme en él.
Susurro besos en tu espalda, besos que estudian palmo a palmo besos que la graban en mi memoria.
Susurro caricias en tus manos, con dedos entrelazados, palma con palma, apretadas en climax.
Susurro pensamientos en tu cuerpo, puros, verdaderos, delicados como tu cuerpo mismo.
Susurro, te susurro en sueños, despierto, a cada momento susurro tu nombre profundo, eterno.

jueves, 25 de julio de 2013

Cada letra, cada palabra

Cada letra tiene un poder, cuando se une a otra toma un significado que multiplica su peso, su valor, más que en palabras se convierten en acción, en movimiento.

Movimiento que hace que las cosas ocurran, que tomen cuerpo, que pasen del papel a la realidad, que tomen cuerpo, que se conviertan en materia más allá que la palabra misma.

Cada palabra, cada frase, cada párrafo escrito guarda un significado profundo, a veces oculto a una simple mirada, dejando de ser explícito, lógico, evidente, pero allí está tácito, presente.. Busca detrás de las palabras ese significado, esa explicación, pero busca e identifica acciones, no la palabra
muerta, busca la palabra viva, la cargada de sentimiento, de amor, de energía, de pasión, esa pasión que mueve almas, que mueve corazones.

Cada palabra lleva grabada en fuego su significado mismo allí encontrarás, la razón.. la explicación....

Javier

sábado, 2 de marzo de 2013

Básicamente


Dicen que los hombres somos demasiado básicos.. claro.. esto lo dicen las mujeres.. y realmente estoy convencido de que es así.
Nadie ha visto a un hombre preocupado por sus arrugas, las canas, el color del cabello, el masajista, la estilista, y tantas otras cosas de las que se preocupan las mujeres. Somos básicos, tan básicos que solo buscamos algo.. que nos dejen tranquilos.. o más bien, dicho de una manera filosófica: ser felices.. entiéndase, no queremos reproches, quejas, llorantinas, pataletas, griterías, malas caras, ojos volteados, o cualquier otra táctica parecida, para  bien, o llamar nuestra atención, o llamar la atención de los demás.
Esto se explica hasta el cansancio, tanto se ha dicho, que hasta se cierran las frases con un lapidario: si estoy mejor sin ti, prefiero que no estés.. y así sería.
Ya no te necesitaba, ya no quería que estuvieras. Dolió? claro que dolió, pero fue mejor tu partida.
La vida se había tornado gris, triste, más bien estresante.. estresante como ese llegar a casa e imaginar una serie de comentarios, ninguno romántico o agradable sobre lo que había sido su día "en la casa" o sobre lo horrible de la cola  cuando venías de tomarte el café con "Daniela", ..pero aún así te escuchaba, básicamente te escuchaba..
Pero tan  básicamente sería ese escucharte de todos los dias que me invadió una sordera a tus quejas y una ceguera selectiva a tus mensajes de texto, decidí, básicamente, no oirte, no contestarte.. hasta tus emails se perdieron en un, "ya ni le contesto..."
Un mail, un mensaje, una queja se transformaban, si uno los contestaba , exponencialmente en unos 20 emails, 35 mensajes de texto y 15 llamadas sin contestar...
Básicamente iba a estallar, tarará tarará era lo que sonaba en mi cerebro cuando hablabas.. cuando discutías.. que tan difícil es entender que todos queremos ser felices.. que los hombres son básicos, las mujeres complicadas, el vida  corta y nuestras vidas separadas..


sábado, 13 de octubre de 2012

Cómo olvidarte?

Hoy te pienso
Te pienso, cómo no hacerlo, cómo no recordar tu mano, pálida, delicada, apoyada en la mía, buscando calor, buscando saber que alguien estaba allí, que te quería, que estaba pendiente. 

Cada día contaba los minutos para verte, el día se me iba pensando en tí, no había espacio para mucho más. No se si tú sentías lo mismo, si esperabas esa visita, corta, pero intensa, repetida monótonamente durante el tiempo que estuvimos juntos, donde la mayoría de las veces las palabras sobraban, solo una sonrisa dibujada en tus labios y otra dibujada en los míos era suficiente para saber que nos pertenecíamos.
Las visitas se hicieron cada vez más cortas, pero más intensas, se entregaba más amor, más pasión, más dolor, más ganas, quizás porque presentíamos que pronto no nos perteneceríamos más.
Aún recuerdo tu suave y delicada piel bajo mis labios, casi podía sentir como si se derritiera bajo mis caricias. Te tocaba, te recorría con mis manos tratando de fijar en cada roce, en cada mirada cada instante contigo en mi memoria,  como si acaso fuera fácil olvidarte... Como si acaso fuera a olvidarte. 
No es posible hacerlo, Es imposible olvidarte, tanto esperar a que un amor como el tuyo llegara a mi vida hizo que tu estadía  es mi corazón se eternizara, como eternizada  está tu mirada y tu sonrisa ingenua, ingenua a lo que iba a ocurrir, a ese adiós, que nadie quiso, que nadie esperaba. 
Te recuerdo cada día, te pienso, me pregunto donde estás, si estarás bien, si te estarán cuidando así como te cuidé yo, si te estarán consintiendo como te consentí 
yo, si te estarán regalando esa mirada como te la regale yo, si te estarán suspirando como te suspire yo.
Te extrańo hoy más que ayer, pero seguramente menos que mañana.


viernes, 17 de febrero de 2012

Discurso graduación licenciados comunicación social

Llegó el gran día...!!! El día llegó si....  “En unas horas mi acto de grado”, “Hoy acto de graduación”, y el infaltable “POR FIN”, son los nicks que hay aparecen en sus BB messenger, nuevo instrumento de comunicación que hoy nos arropa.
Luego de un lustro, por fin reciben hoy el título de “comunicadores sociales”, años de esfuerzo, de trasnochos, de largas jornadas de estudio y de trabajo se ven recompensados al alcanzar el título de licenciados.
Hoy el sentimiento más grande que nos embarga es el orgullo, que desde aquí se puede ver y sentir en los padres, abuelos, hermanos, sobrinos, novios y amigos, absolutamente henchidos de orgullo, casi flotando sobre sus asientos, a punto de despegar como globos de helio directo al techo.
Infladotes todos, como infladote me siento yo. Orgulloso y agradecido por conocerlos, de darles clases y de compartir hoy, aquí con ustedes en vivo y directo este momento tan bello en sus vida; el día de su grado.
Hoy más que nunca vemos como el honesto es considerado un tonto, las reglas no se cumplen, los acuerdos no se respetan, se premia la mentira, la mediocridad y es aquí donde ustedes juegan un papel importante en la sociedad.
En muchas oportunidades confirmé en ustedes valores y principios que creíamos perdidos o extintos y que en un comunicador social juegan un papel primordial.
Uno de ellos es la sensibilidad, los vi preocuparse por lo que acontecía a su alrededor, por el compañero enfermo, por la pérdida del ser querido, del que antes consideraban solo un compañero de clases y hoy ya pasó a ser un amigo. Los vi entristecerse por la compañera que hoy no se gradúa con ustedes. Trabajo en equipo, los vi organizarse, distribuir funciones y responsabilidades, reconocer y aceptar, molestarse y contentarse y al final celebrar, ingrediente indispensable siempre que se logra el objetivo.
Aceptar las diferencias, es fácil reconocer al primer vistazo lo que es absolutamente evidente. Son diferentes, heterogéneos, en algunos casos hasta opuestos, pero con un sueño en común, ese solo hecho los hizo funcionar como un todo, como una máquina perfecta, engranada, aceitada, entonada, les permitió aceptarse y respetarse y más aún entenderse, entender que la posición y punto de vista de cada uno de nosotros es valedero y hay que respetarlo.
Francos, abiertos, sus intervenciones perfectas, directas, argumentadas me hacían darme cuenta, una vez más que no somos dueños de la verdad, y que ésta, la mayoría de las veces tiene dos caras.
Enfóquense en ser mejores profesionales, mejores hijos, mejores padres, mejores amigos, mejores personas y por supuesto mejores comunicadores.
No se conformen nunca con el promedio, con términos medios, con el cumplí. Busquen la excelencia, busquen el brillo, busquen destacarse en todas y en cada una de las tareas o proyectos que emprendan.
Ser bueno es fácil, ser mejor se complica un poco, pero ser excelente, destacarse, brillar, eso sí requiere esfuerzo, dedicación, trabajo y cansancio, pero es el único camino que nos dará la satisfacción plena de ser mejores hombre, mejores mujeres y mejores profesionales.
Para ustedes mis felicitaciones, mis bendiciones.

jueves, 16 de febrero de 2012

No te has ido y ya te extraño

No te has ido

No te has ido y ya te extraño, hoy sonríes ajeno a todo, y tus sonrisas se convierten en mi llanto.
Llanto triste y amargo. La esperanza de tenerte, de disfrutarte, de compartirte se hace cada vez más pequeña, se apaga poco a poco, como en ocasiones nos apaga la muerte o el abandono las esperanzas mismas.
Ejemplo, camino, guía, consejo, soporte, trabajo, sinceridad, eso eres y eso serás siempre, mi guía mis instrumentos, mi motor, grabaste en mi alma tus valores, tu manera de vivir y de luchar
 Te amo cada día más, te amo con rabia, sabiéndome impotente de retenerte. Te amo con la misma rabio con que lucho  contra el destino, que pone inclemente una fecha certera a tu partida.
Se cumplirán los designios de Dios, lo sé, ley de vida, pero negociaré con él para retenerte más tiempo junto a mí, compartir tu sonrisa inocente, tu saludo siempre alegre, tu acento, tus ganas de vivir.
Hasta cuándo? no sé, la fecha que no conozco, que no sé, ni quiero saber, pero la siento cerca, maldición o bendición, maldición por perder lo que se ama, bendición por haberte amado, así tan fuerte tan intenso que el olvido se hace débil para poder borrarla, bendición por haberte tenido, por saber hacer lo que hago, por ser lo que soy, por lo que te debo y no te podré pagar, bendición por saberte bello, por saberte eterno.
Chispa de mi vida, combustible de mi pasión, guía de mi razón. Freno de mi perdición.
Te amo.. te amo.. Dios.. Cuánto te amo y cuánta falta me haces, aún estando.....!!!

PD: como manejo esta tristeza.. este guayabo... por saber que estás y no estás.. que te vas estando.. que te quedas yéndote...